Hipoacusia

CCOO advierte que la sordera profesional perjudica gravemente la salud de las personas trabajadoras de la construcción, de las artes gráficas, etc, y que es posible su prevención

RECONOCER para PREVENIR

Enfermedad profesional

¿Qué es la hipoacusia profesional?

El ruido en el trabajo es uno de los riesgos laborales más comunes y sin embargo, menos considerados. Esto puede ser debido al poco fomento que las empresas dan a la cultura preventiva, y a que generalmente no le damos importancia a desarrollar nuestro trabajo en un ambiente ruidoso por considerarlo normal en nuestra actividad.

El ruido por tanto, y las altas intensidades de sonido, son causa de daño a la salud. Una exposición repetida a elevados niveles de ruido acabará, con mucha probabilidad, causando hipoacusia laboral.

La sordera generalmente se produce de forma lenta y se diagnostica cuando el daño ya se ha producido de forma irreversible. Otras consecuencias del ruido son el estrés, la fatiga, pérdida de capacidad de reacción y comunicación que pueden ser causa de accidentes y contribuir a la aparición de problemas circulatorios, digestivos y nerviosos. La hipoacusia o sordera profesional está reconocida como enfermedad profesional y es irreversible.

¿Qué obligaciones tiene la empresa?

El empresario está obligado a establecer una serie de medidas preventivas:

Reducción en el origen:

  • Sustituyendo la máquina o el proceso de trabajo.
  • Cambiando de lugar la fuente de ruido o aislándola con un cerramiento.
  • Introduciendo modificaciones en las piezas.
  • Disminuyendo el ritmo de trabajo de la o las maquinas.
  • Realizando un buen mantenimiento de la maquinaria.

Reducción de la exposición:

Si lo anterior no es posible se debe reducir el tiempo de exposición, así como el número de trabajadoras o trabajadores expuestos:

  • Realizar las operaciones más ruidosas cuando este el menor número de personas trabajadoras presentes en la tarea.
  • Rotar las tareas.

Protección personal:

Una vez se han realizado todas las medidas anteriores y si persiste el riesgo se deberán proporcionar protectores auditivos a las personas trabajadoras.

La elección de estos serán de acuerdo a las características del trabajo y han de ser lo más cómodos posible. Ya que los equipos de protección en general son molestos y de por si pueden ser causa de accidente.

Si necesitas más información, puedes puedes descargar nuestro tríptico sobre la hipoacusia profesional aquí.